El cambio climático seguirá ampliando las brechas en la seguridad alimentaria, encuentra un nuevo estudio

Con tormentas al este e incendios forestales al oeste, la crisis climática está a la vanguardia de la conciencia pública. Pero además de los desastres dramáticos, otra amenaza perniciosa viene con un clima más cálido: la disminución de los rendimientos de los cultivos a nivel mundial.

En un nuevo estudio publicado en Nature Food, los investigadores evaluaron los rendimientos globales de 18 de los cultivos más cultivados: trigo, maíz, soja, arroz, cebada, remolacha azucarera, mandioca, algodón, maní, mijo, avena, papas, legumbres, colza, centeno, sorgo, girasol y batata: cultivos que, en conjunto, representan el 70 por ciento de la superficie mundial de cultivos y alrededor del 65 por ciento de la ingesta calórica mundial.

Los autores descubrieron que el cambio climático no solo obstaculizará la capacidad de los agricultores para mantener las cosechas actuales, sino que los países que ya enfrentan inseguridad alimentaria se verán afectados de manera desproporcionada. Los investigadores investigaron las variaciones de temperatura, pero no examinaron los impactos climáticos en los patrones de precipitación u otros fenómenos climáticos como inundaciones o sequías.

Los países más afectados negativamente en la mayoría de los cultivos, encontraron sus modelos, fueron los del África subsahariana y ciertos países de América del Sur y Asia del Sur, como India, Brasil, Indonesia y Venezuela, entre otros.

El cambio climático no solo obstaculizará la capacidad de los agricultores para mantener las cosechas actuales, sino que los países que ya enfrentan inseguridad alimentaria se verán afectados de manera desproporcionada.

“En general, los países con baja productividad existente también esperaban un alto impacto negativo del cambio climático … resultan ser en su mayoría países no desarrollados”, Paolo Agnolucci , economista medioambiental del University College London y coautor del estudio, dijo a EHN.

Agnolucci y su equipo utilizaron datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sobre los rendimientos de los cultivos a nivel mundial y utilizaron modelos estadísticos para predecir cómo reaccionarán las tierras de cultivo actuales en todo el mundo ante un clima más cálido. Los investigadores se aseguraron de controlar factores como el uso de fertilizantes y pesticidas y las diferentes técnicas de riego.

Sus modelos estadísticos arrojaron resultados extrañamente simétricos: predijeron que los países con un alto rendimiento para un cultivo se beneficiarán, en promedio, de un aumento de 1 grado Celsius en la temperatura, mientras que los países que luchan con ese mismo cultivo lucharán aún más con su rendimiento. Agnolucci y su equipo encontraron la misma tendencia con el consumo calórico: los países con una ingesta calórica promedio más alta por persona por día tenían más probabilidades de beneficiarse de ese aumento de 1 grado Celsius en la temperatura global que los países donde la ingesta calórica promedio es menor.

Los datos muestran que el tema del cambio climático también es uno de seguridad alimentaria, dijo Agnolucci, donde los beneficiarios de un clima cálido son los que no necesariamente necesitan más tierra cultivable o más calorías disponibles: “en promedio, los perdedores son aquellos países que ya están perdiendo “.

Proporción de población con inseguridad alimentaria grave, 2014-2018

Contar calorías frente a alimentos saludables

La carga desigual que enfrentarán los países más pobres no es una sorpresa, dijo a EHN Ephraim Nkonya , un economista agrícola del Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias que no participó en el estudio. Es bien sabido que el cambio climático afecta de manera desproporcionada a las naciones más pobres ; también afecta de manera desproporcionada a las comunidades más pobres dentro de las naciones . El cambio climático, al exacerbar las desigualdades de ingresos y riqueza, por supuesto ampliará las disparidades en la seguridad alimentaria, dijo.

Pero Nkonya cuestiona si la ingesta calórica debería usarse como una indicación de seguridad alimentaria. “El pensamiento actual es que realmente necesitamos buscar una dieta saludable”. Dijo que la FAO ha cambiado su enfoque en los últimos años de aumentar la ingesta calórica en áreas con inseguridad alimentaria a fomentar sistemas que produzcan dietas accesibles y saludables.

El simple hecho de aumentar la ingesta calórica promedio de una nación no se traduce necesariamente en una nación con mayor seguridad alimentaria, dijo, y confiar en una medida como la ingesta calórica oscurece el bienestar de la población.

Por ejemplo, Nkonya cita el informe ” El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020 ” de la FAO y dice que alrededor del 60 por ciento de la población del África subsahariana no puede permitirse una dieta saludable. Esa información se pierde si solo se observa la producción y el consumo calórico promedio, que han ido en aumento.

Agricultor en Indonesia, un país que resultó ser el más afectado negativamente en el nuevo estudio.

Comparaciones de cultivos

Más allá de los países, el estudio muestra que también hay cosechas ganadoras y pérdidas. Los modelos muestran que no todos los cultivos responderán por igual al aumento de las temperaturas, y los rendimientos de cultivos como la cebada, el mijo y la colza reaccionarán de manera bastante volátil. Los cultivos más robustos fueron la yuca, la papa y la soja, aquellos para los que los modelos predicen que un aumento de 1 grado Celsius en la temperatura ayudará a los rendimientos casi universalmente.

Los resultados también mostraron simetría en el sentido de que los dramáticos cambios negativos en el rendimiento de los cultivos en algunos países para un cultivo también irían acompañados de fuertes cambios positivos en el rendimiento en otros países. Para el rendimiento del arroz, por ejemplo, un aumento de la temperatura de 1 grado Celsius predijo una disminución del rendimiento de alrededor del 20 por ciento en la India, pero un aumento del rendimiento de alrededor del 10 por ciento en Rusia.

Estos datos nos muestran dónde deben concentrarse los esfuerzos futuros y en qué cultivos deben enfocarse al planificar estrategias agrícolas con el cambio climático en mente, dijo Agnolucci. En el caso de la India, el arroz es un alimento tan importante desde el punto de vista cultural, pero puede que no valga la pena invertir los recursos para tratar de mantener los niveles de cultivo. Pero “una sustitución en la producción no implica necesariamente que deba haber una sustitución del consumo”, agregó. Por el contrario, es más probable que “la estrategia ganadora requiera una combinación de cosas, incluido cambiar la producción a un cultivo diferente y exportar ese cultivo mientras se importa arroz”.

En el caso de la India, el arroz es un alimento tan importante desde el punto de vista cultural, pero puede que no valga la pena los recursos.

El estudio tiene sus limitaciones. No todos los países tienen datos completos y confiables sobre el rendimiento de los cultivos o las prácticas agrícolas estándar, por ejemplo. Además, los modelos estadísticos no pudieron dar cuenta de los cambios dinámicos en las tierras agrícolas que ocurrirán a medida que cambie el clima.

Su modelo solo representa cómo reaccionará la tierra cultivable existente con las temperaturas cambiantes, cuando en realidad, un clima más cálido cambiará el área y la ubicación de la tierra cultivable con el tiempo. Por último, Agnolucci dijo que los datos que utilizaron eran números promediados entre países, lo que borró cualquier matiz o variabilidad en países grandes como Estados Unidos o China, etc.

Nkonya tiene el mayor problema con todas estas generalizaciones, y específicamente con una línea en el estudio: “En 10 de los 18 cultivos evaluados en este estudio, un aumento de 10 milímetros en la precipitación induce una disminución en los rendimientos, evaluados en la media global, mientras que en el resto de cultivos el impacto es positivo ”.

Esa línea es contraria a la intuición, dijo Nkonya, probablemente porque la media global que usaron nuevamente oscurece la realidad de los países más pobres. Es casi seguro que ese promedio no refleja la realidad de los países más pobres y secos, donde un aumento de las precipitaciones casi definitivamente aumentará el rendimiento de los cultivos. Tales generalizaciones no son útiles, dijo, y posiblemente sean contraproducentes cuando se trata de iniciativas de seguridad alimentaria.

Agnolucci admite y cree que la investigación adicional se basará en y mejorará la precisión de los datos y mostrará mayores matices. Es de esperar que estos datos, dijo, permitan a los países y comunidades adaptar los conjuntos de herramientas y estrategias para satisfacer sus propias necesidades y combatir los desafíos agrícolas relacionados con el clima. Después de todo, dice, “aquí no hay una varita mágica”.

Esta historia apareció por primera vez en: Noticias de salud ambiental

Categorías: Noticias
comentarios

Entradas recientes

Citrosol mejora la conservación y el transporte de los aguacates con un nuevo lavado y recubrimiento poscosecha

En los últimos años, Citrosol ha seguido el ritmo del mercado de la palta, floreciendo a nivel mundial con el… Leer más

7 horas hace

Sun World abre una nueva instalación de investigación genética y de reproducción

Sun World International LLC, líder mundial en investigación y mejoramiento de frutas, ha anunciado la apertura de una nueva planta… Leer más

7 horas hace

Sudáfrica: Hortgro ‘preocupado’ por la disputa por los derechos de propiedad intelectual de los arándanos

El organismo de la industria de Sudáfrica, Hortgro, dice que ha "notado con preocupación" la disputa en curso en la… Leer más

18 horas hace

Control de frutas: nuevas tendencias en almacenamiento de productos hortícolas y saneamiento ambiental

En el campo del almacenamiento de productos básicos y productos frescos, se está prestando cada vez más atención a algunos… Leer más

21 horas hace

Las exportaciones de aguacate de Kenia experimentan un aumento de precios

Los precios de exportación de los aguacates de Kenia han aumentado debido a una escasez de oferta que ha dado… Leer más

21 horas hace

Exportaciones de limón peruano amenazadas por la sequía antes de la temporada alta

Una sequía en el norte de Perú está amenazando los cultivos de lima del país, solo unas semanas antes del… Leer más

2 días hace